martes, marzo 7

Divino alimento



Ahí está la comida,
caliente al frente de uno.

Exponiéndose
Mostrándose
Contorneándose
TENTANDO.

Puede olfatearse
agarrarla con las manos
y devorarla en un santiamén
como torta de chocolate.

Ruge el estómago.
No lo escucho, no hago caso.
No quiero, ni lo deseo.
Practico el ayuno
como ferviente musulmán
en Ramadán.
Se que al finalizar
el ciclo lunar
nos volveremos a encontrar

para comer, amar y sudar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada